El reto de la Maestría en Derecho Laboral

Maestria en Derecho Laboral

Atahualpa Dávila, Psicóloga de profesión, quien actualmente se desempeña como Gerente de Recursos Humanos en una Empresa de Seguridad privada, comentó que la IV Edición de la Maestría en Derecho Laboral y Seguridad Social que se imparte actualmente en UNICA, fue un gran reto por no ser abogada.

Dávila confiesa que al inicio eso la limitaba, “me daba un poco de temor, pero mi interés radicaba principalmente porque a mi profesión le faltaba este componente jurídico para desarrollarlo en mi trabajo en el día a día, y la parte legal solo la conocía en la lectura de las leyes, pero con la Maestría noté que en lo laboral es más interpretativo y eso me ha servido muchísimo”, cuenta. Por otro lado, ella siente que en el transcurso de la Maestría ha aprendido mucho, pero también he dejado de aprender porque es tanto conocimiento por absorber rápidamente y si la tendría que volver a cursar, lo volvería hacer”, manifestó.

También es importante mencionar que esta Maestría es bastante práctica, los docentes son personalidades del tema laboral, “y nos vienen a enseñar criterios de cómo aplicar la ley, pero esos criterios pueden ir cambiando, entonces es importante estar actualizados en materia de Derecho Laboral y Seguridad Social”, indica.

Previo a tomar la Maestría, Dávila comenta que consultó en UNICA cuál era el perfil profesional que podía tomarla, “porque no soy abogada, y cuando uno escucha la palabra derecho lo asocia con abogado, pero me dijeron que no era necesario serlo, sino que únicamente que nos interesara el campo para desarrollarlo en nuestro día a día, entonces tomé el riesgo y me inscribí”, recuerda.

En su primer día de clases resultó que se vio rodeada de abogados “me dije a mi misma que esto iba a ser un poco complicado porque no tengo conocimiento previo”. Aun con esto, Atahualpa se convenció que iba a poder “así que me puse a leer, estudiar, ser autodidacta y a lo que no entendía, iba a investigarlo”.

Con esto asegura haberse convencido no necesitaba ser abogado para entrar a la Maestría. “Les doy la garantía y la certeza, pues soy la prueba de ello, aunque se debe estudiar mucho y rodearse de buenos compañeros de clases. Eso me ayudó mucho a mí porque hice un pequeño grupo de amigos que son abogados y para todo me apoyaron”, concluye.

Dicha Maestría está enfocada en formar profesionales especializados, sin perder de vista la vinculación existente entre estos temas jurídicos.

2017-10-12T18:03:46+00:00