La oralidad en el Proceso Civil

La oralidad en el Proceso Civil

Nuestra Constitución Política, Ley Fundamental de la República, en su artículo 34 numeral 11 fracción segunda, establece que el proceso judicial deberá ser oral y público.  Acerca de este tema, el Dr. Ramiro Jerez M., abogado especialista en Derecho Procesal Civil, brindará información para conocer un poco más sobre temática.

El Código Procesal Civil de Nicaragua, CPCN, en vigencia desde abril del corriente año, en el Libro Primero Disposiciones Generales, en su artículo 11 impone el Principio de Proceso Público, es decir, que las actuaciones y comparecencias se llevarán a cabo mediante audiencias, las que serán públicas, en el artículo 16 del mismo cuerpo legal expresa que la oralidad es el medio fundamental de las actuaciones procesales. El proceso debe ajustarse al principio de oralidad, bajo sanción de nulidad absoluta.

 

De igual manera en su artículo 127 el CPCN señala que las actuaciones orales se realizarán en las audiencias bajo la dirección del titular de la autoridad judicial o del presidente de la sala y serán documentadas con arreglo a la forma prevista en el mismo. Asimismo, el artículo 139 de esta ley determina que actos de alegación y de prueba serán orales, bajo sanción de nulidad absoluta.

“Como podemos observar, el principio de la oralidad es una de las principales novedades del CPCN, pues constituye un cambio radical, en todo lo que concierne al proceso civil, eliminando el antiguo y tradicional procedimiento escrito lo que implicaba voluminosos expedientes y múltiples piezas, siendo sustituido por audiencias en presencia judicial. Este principio, significa que en primer lugar en los actos procesales predomina lo hablado sobre lo escrito como modo de expresión y comunicación entre los diferentes sujetos que intervienen en el proceso”, explica el Dr. Jerez.

Las ventajas de la oralidad, entre otras, garantizan la publicidad del proceso y el control crítico de la actividad jurisdiccional, obligando al juez a una mayor actividad, pues dirige personalmente la audiencia, mantiene contacto directo con las partes y sus representantes, consecuentemente, la autoridad judicial estará en mejores condiciones de obtener una situación mejorada de su apreciación directa de los medios de prueba.

Por otro lado, indica el Dr. Jerez, “posibilita la concentración efectiva en el desarrollo del proceso, ya que será el mismo juez, quien conocerá del principio en su totalidad, implementándose simultáneamente el principio de inmediación procesal, que supone el conocimiento directo de todas las fases del proceso”.

Como hemos analizado, el proceso civil es predominantemente oral. Los actos procesales de alegación, la práctica de la prueba y la sustanciación del proceso en general se efectuarán oralmente en audiencias públicas. Debe de entenderse que las audiencias son actos procesales en las que las partes exponen directa y oralmente sus alegaciones, pedimentos, argumentaciones, en fin, proveer a la autoridad judicial de un punto de vista desde el cual pueda analizar la prueba y fundamentar su resolución, brindándose a las partes las garantías necesarias para la adecuada defensa de sus derechos.

Según manifiesta el Dr. Jerez, con la entrada en vigencia de este Código, “la Corte Suprema de Justicia, acertadamente implementó las salas de audiencias, equipándolas con todo el equipo y material necesario para el desarrollo de las mismas, lo que debe de valorarse y reconocerse como un esfuerzo de logros visibles”.

2017-10-03T17:02:21+00:00