Estimada Comunidad Universitaria,

Nos encontramos a pocos días de finalizar el primer semestre académico del año 2020. Sin lugar a dudas han sido unos meses muy complejos en todo el sentido de la palabra. Tuvimos que hacer cambios no esperados sobre la marcha, para poder continuar con nuestro proceso de enseñanza aprendizaje. Los pasillos de nuestra universidad se vieron de un día a otro vacíos, sin la presencia de nuestros estudiantes y nuestros docentes, que hacen de nuestra UNICA una universidad llena de vida. Por nuestra parte actuamos de manera inmediata para asegurarnos que cada uno de nuestros estudiantes no perdiera, en la medida de lo posible, ni una sola hora de clase, pero sobre todo recibiera la misma calidad de atención por la cual nos esmeramos tanto. Para nosotros en la UNICA el ser humano se encuentra al centro de nuestro quehacer y es precisamente en ese centro que nos hemos enfocado para trabajar de la mejor manera y dar lo mejor de nosotros mismos.

En primer lugar queremos reconocer el esfuerzo de nuestros estudiantes, que con dedicación y valentía han asumido la responsabilidad de continuar con su semestre a pesar de las dificultades y el impacto que tuvo el hacer cambios radicales. De la noche a la mañana han migrado a nuevas formas y nuevas metodologías de aprendizaje y han respondido de la mejor manera y con el mayor entusiasmo. Han demostrado ser verdaderos luchadores y sin lugar a duda esto aporta a su crecimiento como persona y como futuro profesional. En este mismo sentido agradecer a los padres de familia que una vez más han reiterado su confianza en UNICA y reconocer el esfuerzo que han hecho a pesar de las adversidades propias de la coyuntura. Sin ustedes estudiantes y padres de familia nuestro esfuerzo sería en vano.

Es digno de reconocer el papel que han jugado todos y cada uno de nuestros docentes, quienes tienen la ardua tarea de facilitar a cada uno de nuestros estudiantes el proceso de aprendizaje reinventándose una y otra vez para lograr sobrepasar exitosamente todos los obstáculos que esta situación trajo consigo. Para nuestros docentes  nuestro más grande reconocimiento y nuestro más sincero agradecimiento. Ustedes le dan vida nuestro proyecto educativo.

A nuestro personal académico y administrativo, nuestro más sincero agradecimiento y reconocimiento por trabajar más unidos que nunca para que la transición repentina haya sido lo menos traumática posible. Gracias a todos por su entrega sin horario para que el servicio a nuestros estudiantes y docentes fuera el mejor dentro de las circunstancias.

Reconocemos que el camino no ha sido fácil. Algunos en nuestra comunidad educativa han visto pérdidas irreparables en sus familias y poniendo la mirada y la fe en Dios nuestro Señor han continuado adelante como verdaderos guerreros. En este tiempo hemos visto cobrar vida los valores que profesamos en nuestro proyecto educativo: la solidaridad, la unidad, el amor, la comprensión, la fe, la esperanza.

Tenemos la plena seguridad que Dios está con nosotros y ponemos nuestra fe y nuestra esperanza en Él para lograr sobrepasar esta situación que ha afectado a toda la familia nicaragüense. Esperamos en El que nos de la fortaleza y la sabiduría para continuar trabajando juntos con ustedes y sobrepasar cualquier obstáculo que se nos presente.

Para finalizar queremos reiterarles hoy más que nunca nuestro compromiso de continuar desarrollando nuestros procesos de formación, integrando actividades académicas y servicios que contribuyan a su bienestar, procurando estar cerca de cada uno de ustedes a pesar de la distancia y así continuar con nuestra misión de formar profesionales con alta calidad humana que impacten positivamente en la sociedad nicaragüense.

Que Dios nuestro Señor les bendiga y les proteja a cada uno de ustedes y sus familias y que María Santísima, María Auxiliadora nuestra patrona, les cubra con su Manto Maternal.

¡Los extrañamos mucho!

Michelle Rivas
RECTORA
UNICA

Compártelo en:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •