En nombre de la comunidad universitaria de la Universidad Católica Redemptoris Máter, agradecemos la presencia y el presidir a esta celebración eucarística de Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo José Brenes, nuestros agradecimientos a Su Excelencia Mons. Bosco Vivas, Su Excelencia Mons. Rolando Álvarez, al Clero que ha concelebrado esta bella Eucaristía, a las Religiosas, amigos y amigas; al excelentísimo Señor Embajador de la República de China Taiwán y su querida esposa, amigos personales de Su Eminencia que han asistido para conmemorar esta mañana el Primer Aniversario del regreso a la Casa del Padre de Su Eminencia Cardenal Miguel Obando Bravo.

Agradecemos a nuestros estudiantes y colaboradores miembros del coro que han cantado en esta celebración eucarística con mucho amor. Su Eminencia el Cardenal Obando siempre nos recordaba las palabras de San Agustín que dice que “cuando uno canta, ora dos veces y estoy segura que desde el cielo Su Eminencia estaba cantando con nosotros.

El Cardenal Obando está presente aquí en el medio de este jardín rodeado de árboles como le gustaba estar a él y como lo dejó escrito en su Testamento Espiritual: “Como Salesiano, hijo de Don Bosco, es mi deseo ser velado en el Auditorio de la Universidad Católica Redemptoris Máter y ser enterrado, de ser posible, en el campus de la misma, que con tanta ilusión fundamos para formar a la juventud de nuestra patria”.

Agradecemos a los colaboradores y amigos del Cardenal que han trabajado a horas y deshoras para preparar dignamente esta celebración. Tanto el arreglo de su mausoleo como la exposición fotográfica exhibida en el Salón de los Cuadros del Auditorio Cardenal Miguel Obando, a la cual les invitamos a visitar terminando esta celebración eucarística. Esta exposición destaca algunos momentos especiales vividos por Su Eminencia durante su vida sacerdotal.

Ayer pensábamos que seguramente Su Eminencia estaría diciéndonos que no nos molestáramos, que el agradecía las oraciones, pero que le apenaba que nos molestáramos por él.

Y es que el Cardenal Obando siempre fue así. Un hombre agradecido, sencillo, humilde, sin pretensiones terrenales.

Vivió siempre su vida preocupado por hacer el bien, por cumplir con los mandamientos de la Ley de Dios. No guardó rencor, perdonó 70 veces 7 y predicó con su ejemplo.

Su Eminencia fue expresión de la voluntad de Dios. Dios prepara a ciertas almas para el sostenimiento de las grandes ideas, de los más anhelados ideales, de los más altos sentimientos y de las más grandes causas justas.

Así preparó el alma de Su Eminencia, quien con vocación de Río, analogía que el mismo utilizaba en ocasiones, se daba a otros sin egoísmo. “El río nacido con vocación de viajero, irrumpe del manantial remoto y se echa a andar en una andadura de tan irrestricta donación, que ni siquiera duda de entregarse al mar, aunque en el mar se pierda.

Quien acepta su vocación de río, queda comprometido a servir a los demás, no a servirse de los demás. Sabe que el agua que él o ella contienen, se hizo para darla y no para retenerla.” (Homilía de Su Eminencia en Celebración de 90 años de fundación de la congregación de las hermanas Josefinas, 2005).

El Cardenal en su ministerio aceptó y llevó su cruz con amor, seguro de que no la cargaba solo. “Estoy convencido, nos dijo en la celebración del 25 aniversario de haber sido convertido en Cardenal, que Cristo está en un extremo de mi cruz y yo en el otro. Antes de ser mía la cruz es la cruz de Cristo. Todas las cruces son de Cristo. Bajo cada cruz va él. A nosotros se nos propone, simplemente, a llevarla con él”. (Bodas de Plata Cardenalicia).

Hoy a un año de su partida física le extrañamos verle entre nosotros, pero le sentimos más cerca que nunca recordando sus consejos y enseñanzas. Un verdadero discípulo de Cristo que hizo vida su lema: “Me hice todo para todos”.

Que falta nos hace su presencia física, pero que afortunados fuimos de tener entre nosotros a un hombre como el Cardenal Miguel, quien hoy estamos seguros nos acompaña desde el cielo.

Gracias a todos y todas.

Michelle Rivas Reyes
Rectora
UNICA
Lunes, 3 de junio de 2019

Galería de Fotos

Compártelo en:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •